De Un Pajaro Las Dos Alas

26 DE OCTUBRE DEL 1959, FUNDACIÓN DE LAS MILICIAS NACIONALES REVOLUCIONARIAS.
Y EL PUEBLO, UNIFORMADO, TOMÓ LAS ARMAS.
Por: Omar Ríos G. / TESORO. AMÉRICA CENTRAL Y CARIBE.

El 26 de octubre del 1959 se considera el Día de la Fundación de las Milicias Nacionales Revolucionarias en nuestro país.

Desde la estancia de los jóvenes expedicionarios del Granma en México, ya la Agencia Central de Inteligencia (CIA) se interesaba por estos; ganada la guerra contra el batistato, la Revolución traería bienestar a Cuba, aquella isla que habiendo ganado la libertad contra la metrópoli, fue víctima de la política del Tío Sam de tomar a Latinoamérica para sí.

Pero el liderazgo del Comandante en Jefe Fidel Castro llevó a puerto seguro la total independencia comenzada a forjar desde el 10 de octubre del 1868, cuando los mambises se levantaron en armas.

La escalada imperialista de injerencia en los asuntos que sólo debían ser parte del nuevo gobierno revolucionario, daba por sentado aquella frase de Fidel a Celia aún en la Sierra Maestra en una ocasión, luego de un bombardeo en el que la presencia de bombas de fabricación estadounidense arrancaron vidas y sueños a vecinos de aquellas tierras. Entonces Fidel aseguró que su verdadera lucha en el futuro sería contra el gobierno de EE.UU…

Tan pronto como el gobierno norteamericano comenzó a dar muestras de sus pretensiones de no permitir el desarrollo de la Cuba revolucionaria, fomentando ataques a la soberanía de nuestro pueblo, la visión preclara del líder indiscutible de la Revolución hizo posible que en tiempo record el propio pueblo fuera armado en batallones de milicias, donde miles de cubanos, mujeres y hombres se movilizaron. Muchos con edades todavía cercanas a la niñez…

Para recordar aquellos tiempos, traigo las experiencias de mi Patria Chica, Bauta, que también pudo ser la de cualquier pueblo de Cuba.

-Las Milicias Nacionales Revolucionarias- MNR:

Cinco meses después de la victoria revolucionaria, como resultado de las medidas tomadas por el nuevo gobierno, principalmente las aplicadas en la Ley de Reforma Agraria y otras que afectaron los intereses yanquis, los enemigos de la Revolución comenzaron a lanzar amenazas contra Cuba que estuvieron unidas a conspiraciones políticas y chantajes económicos, además de incentivar la labor de la contrarrevolución interna. Esta nueva situación puso a la Revolución en un gran dilema: o se rendía dejando a un lado el camino emprendido, o se avanzaba resueltamente.

El 26 de Octubre del 1959 Fidel abogó por la creación de las MNR (Milicias Nacionales Revolucionarias) con el objetivo de organizar al pueblo en la defensa de las conquistas logradas. En Bauta, el 28 de Octubre fueron escogidos tres obreros de la Textilera Ariguanabo que formaron la Comisión Militar de Reclutamiento de las MNR; ellos fueron: Olegario León, Jesús López y José I. Quesada. Surgió entonces la Escuela de Milicias de Matanzas, también llamada Escuela de Responsables de Milicia, a la que se incorporaron los siguientes bautenses: Dagoberto Solórzano Fuentes, Francisco Rodríguez López, Rodolfo Capote, Olegario León, Jesús López, Rolando Llánes, Sergio Pantaleón Sánchez, Carlos Rey, Lázaro G. Águila Calderita, José L. Quesada, Manuel Aguilar Vázquez, Juanillo el barbero, Manuel García, Heliodoro Solórzano, Avelino Concepción (hijo) y otros.

NOTA: A esta Escuela fueron compañeras del Batallón Lidia Doce, de las cuales, con categoría de fundadoras estaban las bautenses: Natividad Solórzano Fuentes, Digna C. García Montero, Delfina Hernández González, Esther García Montero, Haydee Candelaria Sánchez, María N. Jiménez Suárez, Modesta Fuentes Gutiérrez, Luisa Canals Acoy, Omaida Reyes Hernández, Miriam Chávez Rodríguez, Aida Méndez Hernández, Caridad Guanche Cepeda, Emma Brito Cepeda, Felicia Miranda Miranda, Sabrina Pura Aguirre Toca, Hilda F. García García y Elena del Carmen Otero Armas. Entre las principales tareas de este Batallón se incluían: postas en locales varios de La Habana cuando la intervención de Escuelas Privadas, custodia de mercenarios cuando Girón, trabajos varios con la PNR, las FAR y el MININT, alfabetización, desfiles y recepción a personalidades, etc. Entre los Objetivos Cubiertos estaba el Punto de Transmisión de Bauta- Radio Habana Cuba-, así como la Fábrica de Fósforos Colosales.

El 29 de Octubre del 1959 se inició el reclutamiento de los milicianos, para el que, como único requisito indispensable, se solicitaba el estar dispuesto a luchar y a combatir por la Revolución. Comenzaron las marchas militares y entrenamientos varios en nuestro Stadium de pelota, y la gusanera se burlaba con un corito que decía: “Un, dos, tres, cuatro… comiendo mierda y rompiendo zapatos.”… Pronto aprenderían a respetar a las milicias.

Como prueba inicial, se realizaron las caminatas de los 62 kilómetros para el fogueo de los milicianos. Se constituyó la Casa del Miliciano Camilo Cienfuegos, que estuvo ubicada donde radicó la Fábrica de Fósforos La Aurora (hoy Teatro Municipal de Bauta en 251 Esq. 142). Allí se almacenaron todas las armas que fueron entregadas por el MINFAR en Noviembre del 1960. El total de milicianos en el Municipio sobrepasó la cifra de 1400, dividiéndose en 5 Batallones: el Bon 116 con 92 milicianos de Bauta, el 132 con 700, el 148 con 45, el 120 con 300 y el 167 con 120 milicianos bautenses. Una vez fundada la Casa del Miliciano, comenzaron a formarse las Milicias Femeninas, de las que fueron seleccionadas algunas compañeras para pasar la Escuela Lidia Doce; entre ellas: Blanca Enríquez, Elena Otero, Daysi Roque, Norma Núñez, Miriam Chávez, Caridad Ríos, Norma Jiménez y Juana Chávez entre otras. El compañero Rolando (Roly) Kramer era en el 1960, Jefe de Brigada de las MNR, y estaba el Capitán Galán como Jefe de las mismas. Otros oficiales dirigirían posteriormente a las MNR.

La organización e integración de las Milicias de los diferentes sectores se realizó rápidamente durante los últimos meses del 1959. Se impartían entonces las clases militares por el compañero Reinaldo Lobato Márquez, combatiente de la Columna 2 del Ejército Rebelde, realizando las prácticas de infantería en el Nuevo Vedado y en el Stadium Municipal. Muchos obreros de la Textilera optaron por ir y regresar caminando al trabajo con el fin de mantenerse en forma y prepararse para la Marcha de los 62 Kilómetros. Este era un requisito indispensable para que se les diera la boina verde, reconocimiento a los milicianos cujeados. De no ser así, se usaba una boina negra, pero entonces se les llamaba a esos milicianos cagatrillos, que era el término usado para los novatos.

Se crearon las Tercera y Cuarta Baterías Independientes de Morteros, las que primeramente partieron hacia el V Distrito en La Habana, y luego de unos días fueron a pie para el Havana Military Academy, hoy Las Praderas, una escuela del hermano de Eddy Chibás donde estaba la Columna ?1 del Comandante en Jefe. Allí nuestros milicianos vieron por primera vez los morteros 82 mm; posteriormente fueron para el Quinto Distrito donde, en la noche, Fidel les habló. Al día siguiente salieron para la Escuela de Artillería Enrique Hart Dávalos instalada en una Academia Militar de antes de la Revolución, ubicada en la Carretera Central después de la Escuela de Responsables de Milicias entre Matanzas y Limonar.

Este grupo estuvo constituido por:
Jefe de la 3ª Batería: Diwaldo Antón Sánchez (f).
Jefe de la 4ª Batería: Mario Pájaro Cabrera Valdés Pego (f).
Comisario Político: Arturo el sastre Delgado Ruiz (f).
Milicianos: Carlos Pérez Lorenzo, Luís Key, Alberto Fernández, René Socarrás, Juan J. Herrera, Jesús Morales, Ramón Canet Selles, Luís Bon Miranda, Miguel Francés Herrera, Jesús Pérez, Jesús Díaz, Pedro Báez, El viejo Martínez, Servilio Estrada, Alejandro Hernández León, Orlando Corrales Cuesta, Pedro Meno, Joaquín Díaz León, Lucio González, Mario Baseiro Quesada, Agustín Toca Aguirre (f), Lázaro Vázquez, Juan Estévez Valdés, Lourdes Publio Álvarez, Heriberto Román, Rafael Fuentes, Mario Aguilar, Lilo Palomo, Juan R. Fagundo Nery, Héctor Díaz, Enrique Pérez, Emiliano Ortega, Elio Iglesias, Jorge Palacios, Heriberto Delgado, Oscar García, Teodoro Pérez (f), Andrés Rodríguez, Israel Hernández, Miguel Lorenzo (f), Roberto de Jesús Hernández, Ariel Salvia, Nivaldo Brito, René Godinez, Manuel y Benito Rodríguez, Oscar Socarrás, Enrique Pérez, Rolando Remis, Luís J. González El Chupao, Raúl Estévez, Tomás Álvarez, Felipe Finalé, Ignacio Figueroa, Eduardo Torres, José L. Llanes, Candelario Delgado, Hermes Camellón, Remberto Bello, Ramón Díaz Padrón, Mario Alonso Gallina prieta (t), Enrique Morales, Juan Toledo, Jesús Canales, Cándido González, Roberto Rodríguez, Roberto de la Torre Cangrejo, Taurino Acosta (f), Feliciano Díaz (t), Marcelino Gutiérrez, Reinaldo Delgado, Alberto Morales, Raúl Plasencia (t), Julio Díaz, Héctor Sánchez, Miguel A. González, Pedro Martínez, Rolando Roque, Francisco González, Ramón Borrego, Alberto Orta, Guillermo Calderin, Eduardo Armenteros, Carlos Ravelo, Esteban Mesa, Pablo Roque patibolo, Octavio R. Machado, Maximino Arrondeo, Guillermo López Suárez, Guillermo López (padre), Agustín Saroza el mexicano (f), Rolando Negrín el jimagua, Juan F. Socorro el cigüeña, Luís Cárdenas, José L. Artigas, Noel Quesada Baldrich, René Cosculluela, Félix González, Raúl O´Hara, Domingo Armenteros, Servilio Suárez, Julio A. Ray, Ulises Armenteros, Raúl Suárez (t), Raúl Beltrán, Miguel y Julio Maqueira, Francisco Martínez, Cándido Candelaria, Agustín Márquez, Eddy Domínguez, Ramón Viera, Carlos Rodríguez, Orlando Maqueira, Rafael García, Humberto Pérez León, Elio Díaz, Rodobaldo Roque, Tropelaje Rodríguez y un oficial de la actual MGR llamado Erudito, entre otros.

Girón en la memoria:

Bauta recibió el impacto del ataque a la Base Aérea de San Antonio de los Baños teniendo ya en sus calles a los CDR, las MNR, y la PNR junto con las Patrullas Juveniles y otras organizaciones alertas, haciendo guardias donde fue necesario, incluyendo las cuadras, donde se pusieron Puntos de Supervisión de Tráfico de Vehículos. Ya se tenía a los elementos desafectos bajo control. Los milicianos bautenses que estaban en distintos Batallones de Combate como el 116, 120, 132, 148 y otros, participaron directamente en los combates que tuvieron lugar en Playa Girón. Muchos partieron casi directamente de la Limpia de El Escambray al combate con los mercenarios. Otros grupos de milicianos de nuestro pueblo quedaron en distintos puntos de la geografía cubana en espera de cualquier nueva agresión. Era usual responder a quien preguntaba donde estaba movilizado alguien, se le dijera: -“En un lugar de Cuba.”, lo que no era solamente una respuesta como resultado de una política de discreción, sino porque nuestros milicianos estaban en cualquier lugar de la Isla.

Un obrero de la Textilera Ariguanabo, radicado en Bauta hacia mucho tiempo, regó su sangre generosa en esta contienda que fue la primera derrota del imperialismo en América. Perteneciente al Bon.120, José Manuel Torres Canals, natural de Güira de Melena, nacido el 12 de Agosto del 1918, fue miembro de la Unión Revolucionaria Comunista desde el 1938. En el 1940 laboraba ya en la Textilera Ariguanabo. Se casó en Bauta en el 1942 con Mercedes Ravelo con quien tuvo dos hijos: Eduardo y Bárbara. En las huelgas del 1949 fue expulsado de la fábrica por comunista, teniendo que regresar a Güira, hasta que por las gestiones del Movimiento Obrero Revolucionario le regresaron la plaza en el 1953. Al triunfo de la Revolución se incorporó de inmediato a las MNR, pasando las Escuelas Militares de la época e ingresando en la Ligera de Combate del Bon. 120, participando en las movilizaciones del 1960 en la entonces Isla de Pinos- hoy Isla de la Juventud-, la Limpia de El Escambray, y por último en Playa Girón donde perdió la vida por el ideal que soñó.

Alrededor de 200 bautenses participaron en la epopeya que significó el irreparable revés de los EE.UU. en América.

La Crisis de Octubre:

Muchos batallones de la MNR e incluso las baterías de mortero bautenses, estuvieron en esa epopeya. Por su parte, la entonces Defensa Popular, hoy Defensa Civil, contaba con un grupo de milicianos que laboraban en distintas tareas. Uno en especial, se dedicó a las fortificaciones de la costa Norte de nuestro municipio, que entonces abarcaba desde Barlovento- hoy marina Hemingway- hasta Guajaibón.

Estos compañeros, entre los que estaban muchachos de 12 años de la Secundaria Básica Perfecto Lacoste, y otros pueblerinos, eran recogidos en el antigua Ayuntamiento al mediodía, para las labores descritas en camiones militares de procedencia rusa. Ya de noche eran recogidos en el puente de entrada a la Base Aérea de Playa Baracoa. Se recuerda por ellos la presencia de naves marítimas USA en el horizonte de nuestro litoral.

El Círculo de Instrucción y Recreo en Bauta se transformó entonces en un hospital por si ocurría algún ataque.

El territorio bautense estaba defendido por cohetes soviéticos, y era ususal ver en nuestras vías a soldados internacionalistas de la entonces URSS.

Sirvan estas líneas para felicitar a todos aquellos que desde entonces fueron parte del pueblo uniformado, que tanta gloria nos ha dado

Editorial
Leyendas
Kodak del recuerdo
Enlaces
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
Contacto

Realizado por Wilberto Ojeda. @Copyright 2017