De Un Pajaro Las Dos Alas

ESTADOS UNIDOS Y SU ARMA ACÚSTICA
Por: Rosa Meneses Albizu-Campos
Omar Ríos González
Tesoro Cuba-Puerto Rico
Sección Cuba y Puerto Rico son...
Hace unos días, se escuchó en los medios de prensa la noticia de la expulsión de dos diplomáticos cubanos en Washington. El imperio yanqui acusó al gobierno cubano de ser responsable de que varios diplomáticos estadounidenses en Cuba se enfermaran y, como represalia, expulsó a los funcionarios cubanos. A renglón seguido, Canadá reportó que un diplomático de su embajada en Cuba igualmente había sufrido los mismos extraños y misteriosos síntomas, aún no definidos por ninguno de estos gobiernos, pero cuya responsabilidad se adjudicó al Gobierno cubano. Ello fue negado por la cancillería de Cuba. Posteriormente la prensa vinculó la alegada enfermedad de estos diplomáticos a un ataque del gobierno cubano con armas acústicas.
Las armas acústicas son dispositivos que producen sonidos capaces de provocar reacciones en los seres humanos que van desde la incomodidad hasta la muerte. Se encuentran en fase experimental. El dispositivo acústico de largo alcance (en inglés, Long Range Acoustic Device, LRAD) es un arma acústica la cual principalmente tiene dos usos: la emisión de mensajes y la emisión de sonidos dolorosos. Se usa en situaciones de guerra y para el control de manifestaciones. Esta novedosa arma emite por un lado un rayo y por otro mensajes bastante bien entendibles los cuales incluso pueden ser traducidos a la lengua local. También puede emitir un sonido alto, desconcertante, y potencialmente doloroso. Sus efectos incluyen dolores de cabeza, náuseas, pánico y, claro, una potencial pérdida auditiva. Fue utilizada por primera vez en 2004 durante una protesta en Pittsburgh, Estados Unidos. Sin embargo, ésta no es la única aplicación para las armas acústicas. Las principales potencias del mundo se encuentran desarrollando armas que utilizan infrasonidos, emitidos a una frecuencia menor a 20 hz que no puede ser escuchada por el oído humano. Si bien las investigaciones existen, poco se conoce del funcionamiento de estos dispositivos, que pueden ir desde antenas que disparan "balas acústicas" que producen daños al alcanzar su objetivo, o antenas que dirigen un "haz" de sonido constante que puede atravesar paredes y afectar a personas dentro de un edificio. Es el Pentágono de Estados Unidos quien inició el desarrollo de estas armas. Su experimentación en Puerto Rico se remonta a 1950.
El 20 de diciembre de 1952 el Partido Nacionalista de Puerto Rico elevó ante la Organización de Estados Americanos un documento titulado *Tortura de los presos políticos de Puerto Rico por Estados Unidos de América*(1). Este documento recoge los testimonios de Pedro Albizu Campos, Ruth M. Reynolds, pacifista estadounidense, de las nacionalistas puertorriqueñas Isabel Rosado Morales, Carmen María Pérez González, Doris Torresola Roura y del nacionalista Carlos Padilla Pérez sobre Pedro Albizu Campos. El testimonio de Ruth Reynolds es particularmente impactante y nos acerca al tema de este artículo. Reynolds testimonia que cuando caía la tarde escuchaba en su celda voces. Estas voces imitaban a personas que ella conocía, como su abogado o el alcaide de la cárcel y hablaban sobre sus relaciones íntimas, describían su cuerpo, le decían obcenidades, etc. Combinaban estas voces con sonidos y constante vibración en la cama, la almohada, las paredes de la celda de forma tal que no podía descansar. Albizu Campos en su testimonio dice textualmente: El ataque al oído, o mejor dicho, a los oídos, es constante. A la más leve despreocupación se cierra todo el oido externo, sin notar dolor alguno. A los dos días empieza un dolor que parece destrozar la cabeza. El Partido Nacionalista de Puerto Rico sostiene que estas novedosas armas fueron experimentadas en sus presos. Actualmente operan en Puerto Rico doce instalaciones militares estadounidenses que trabajan tanto con ondas de baja, como de alta frecuencia, que tienen la capacidad de mover radiación nuclear que está depositada en las bandas geomagnéticas ubicadas entre Puerto Rico y Argentina.
Es el imperio yanqui quien siembra el terror en otras naciones alrededor del mundo. Es, indudablemente, el imperio del mal. Fresco todavía está en el recuerdo de los puertorriqueños la inoculación del virus del cáncer a pacientes del Hospital Presbiteriano en San Juan por el Dr. Cornelius P. Rhoads bajo la protección del Instituto Rockefeller; la esterilización masiva de sus mujeres; la experimentación del agente naranja en los campos y los seres humanos boricuas; la experimentación de fármacos y drogas como la pastilla anticonceptiva; la experimentación con radiación en los presos políticos puertorriqueños, en los presos comunes negros, pobres blancos y homosexuales en sus propias cárceles; la experimentación de armas con uranio reducido en Vieques, entre tantas otras.
El mundo no olvida las agresiones perpetradas por el imperio en contra de Cuba, que van desde los cientos de intentos de asesinato de su máximo líder, Fidel Castro Ruz; las enfermedades introducidas como la meningoencefalitis, el dengue hemorrágico, la conjuntivitis hemorrágica; plagas contra su agricultura, etc. Actos terroristas que incluyen bombardeos de centrales, incendios y asesinatos; invasiones, creación y sostén de grupos contrarrevolucionarios. Estados Unidos culpa a Cuba de enfermar a sus diplomáticos cuando es Estados Unidos el responsable del asesinato de diplomáticos cubanos en su propio territorio y en países extranjeros. Imposible no recordar el asesinato del funcionario cubano Sergio Pérez del Castillo en la oficina comercial de Cuba en Montreal, Canadá; de los diplomáticos cubanos Adriana Corcho Callejas y Efrén Monteagudo Rodríguez, el 22 de abril de 1976 cuando una bomba estalló en las puertas de la embajada de Cuba en Portugal; los diplomáticos Jesús Cejas Arias y Crescencio Galañena Hernández quienes fueron secuestrados, interrogados y asesinados por la CIA en Argentina; la muerte de Artagnán Díaz, empleado del Consulado de Cuba en México cuando intentaban asesinar al Cónsul cubano; el intento de asesinato del Embajador de Cuba en Buenos Aires, estos últimos tres actos dentro de las operaciones del Plan Cóndor en el continente latinoamericano.
Las imputaciones de Washington con las que pretenden presentar, como siempre, a la víctima como victimario, esconden siempre tras sí las verdaderas intenciones del imperio. Ellos son expertos en crear conflictos, tirar cortinas de humo y repetir mentiras. Estado Unidos ya no engaña a nadie. Sólo sordos y ciegos podrían creer en ellos. La imagen de salvador del mundo y luchador por la libertad sólo existe en las películas de Hollywood.
(1)-Partido Nacionalista de Puerto Rico, Secretaría de Relaciones Exteriores, La Habana, diciembre de 1952.
Editorial
Leyendas
Kodak del recuerdo
Enlaces
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
Contacto

Realizado por Wilberto Ojeda. @Copyright 2017