De Un Pajaro Las Dos Alas

Triunvirato de la Infamia Propone Puerto Rico Apoye Agresión a Venezuela
Por Salvador Tió Fernández
03 de octubre de 2018

Estamos ante un episodio sórdido y mendaz. Penoso también. Y no hay que tenerle pena a este súbdito inocuo de una Junta Prepotente y un Congreso y Presidencia que se rigen por la legitimación del colonialismo que el Tribunal Supremo Federal le impuso a Puerto Rico al declararnos como legítimo pertenecer a una nación a la que no pertenecemos. Fuimos adquiridos como botín de una guerra de agresión contra el decadente Imperio Español. Somos su principal colonia; un mero apéndice del Congreso.

Somos súbditos coloniales dominados directamente por un Congreso en el que no tenemos representación y por un presidente por el que no votamos. Vivimos bajo una dictadura del Capital regenteada por una Junta Fiscal Antidemocrática nombrada por Barack Obama y por el Congreso.

Somos un territorio no incorporado. Así designan a los territorios que no consideran anexar a la unión. Pero permiten que los políticos anexionistas inciten el voto a favor de la anexión. Una anexión que ni han ofrecido ni tienen la menor intención de ofrecer como opción a los puertorriqueños.

Ricardo Roselló es el último gobernador que defiende un proyecto fallido de anexión para Puerto Rico. Defiende lo que Don Pedro Albizu Campos llamó... la apoteosis del colonialismo. Así se refería Don Pedro a la anexión. Y sigue teniendo razón.

Y aquí tienen una muestra. El Gobernador de Puerto Rico es el monaguillo que repica campanas en la misa en que se celebra la pasión y muerte de una nación a punto de ser groseramente sometida a la esclavitud de la deuda por un siglo de soledades. Y sugiere que nos unamos a ese acto indigno de derrocar un gobierno democráticamente electo utilizando todas las modalidades de guerras de cuarta generación.

Es demasiada la insolencia de este impedido de la verdad proponerse como defensor la democracia de un pueblo que lucho y lucha por su soberanía, un pueblo libre de escoger en las urnas a sus gobernantes. Un pueblo que aprobó su Constitución y ha elegido a sus gobernantes va a ser “liberado” desde una colonia en el que él Gobernador es una figura decorativa y el poder solo lo ejercen el Presidente en funciones y el Congreso y sus agentes. Un pueblo sometido al colonialismo.

Es el colmo de la falsedad recurrir a este truco mendaz. Solo es posible si la percepción ya está enquistada en la mente de las masas. Ridículos penosos, temerarios y dolosos como este stunt de publicidad sugerido por sus publicistas y testaferros mediáticos. Y directamente por las agencias federales que gobiernan múltiples aspectos de la vida, la economía y la política en el Puerto Rico Colonial Siglo 21.

No hay que tenerle pena a un hombre capaz de comprometer a un pueblo a servir de traidor a la Independencia de una nación y a la Paz y la Soberanía de los pueblos del Caribe.

¡El Caribe tiene que ser una zona de paz y este personaje que ocupa el palacio de Santa Catalina se ofrece a seguir la retórica guerrerista de un Imperio que siembra muerte, miseria y destrucción bajo la cubierta de una ayuda humanitaria! ¡Esto es obsceno!

Lo que debe apenarnos es a lo mucho que nos queda para mejor comprender, como pueblo, la agresión que implica imponernos la esclavitud de la deuda ante cuyo altar tenemos que sacrificar todo nuestro patrimonio y la agresión de lo que significa el limbo político de 120 años de colonialismo yanqui con toda la secuela de explotación de nuestra mejor fuerza como pueblo.

Nuestra fuerza de trabajo y nuestra creatividad sofocada por un sistema diseñado para el dominio total de la Gran Corporación que opera desde el Distrito de Colombia y el Distrito Financiero del Empire State y recurren a la Doctrina Monroe para legitimar intervenciones hostiles y agresiones en lo que consideran su patio trasero. Con toda la pretensión imperial de arrogarse el derecho a violentar los derechos de todos los países que osen no someterse a las reglas del neoliberalismo con pretensión hegemónica.

Que sea un personaje como Trump al que se le ocurra agitar aires de guerra para invadir a un pueblo que considera inferior es perfectamente comprensible.

Por algo nombró a Rex Tillerson de Exxon-Mobil en el Departamento de Estado y sigue amamantando todas las variedades de golpes, bloqueos, colonialismos, guerras mediáticas, bachaqueos, y asesinatos a dirigentes sociales y sindicales como en Colombia. Como seguramente querrían hacer en Venezuela. Con repercusiones funestas para toda la Región caribeña y suramericana. No podemos quedarnos de brazos cruzados. Tenemos que defender la paz en la región en solidaridad con Venezuela asediada.

Lo que Ricardo quizás entiende es que Trump es un farfullero irredento, un narcisista intensamente ocupado de sí mismo como él. Se parecen. Pero Roselló sabe que le desprecian. Y Trump con gusto se lo recuerda cuando tiene ocasión de hacer acto de dominio.

Así pudimos apreciar cuando interpeló a Trump con su perorata de la estadidad para Puerto Rico en una reunión. Se burlo del susodicho con una sorna y desprecio olímpicos. Y yo estoy casi seguro que Roselló sí se dio cuenta de que lo estaban humillando ante los otros gobernadores republicanos allí reunidos. Todos captaron el ninguneo a costa del novato de Maristas tratando de hacerle el juego a Trump recurriendo a la mentira que Trump entiende mejor que él. Bailó en la casa del Trompo y este le dijo: Si te plantas te lo rompo.

Cuesta trabajo aceptar que sea tan torpe y obtuso el Gobernador como para no entender el mensaje: Trump no quiere congresistas boricuas. Los quiere blanquitos y republicanitos como los tres personajes patéticos de la foto. Los quiere blanquitos. Y Puerto Rico no elije gente que sea racista contra los puertorriqueños o finja bien no serlo.

Si, como pienso, el Ricky se percató de que lo ninguneaban despectivamente; pero se hizo el loco. Entonces hay que reconocerle, una vez más que sabe que hay que fingir y hay que saber poner cara de yo no fui. Tener vocación de mentir y sentirse orgulloso de su oficio. De eso si sabe Ricky. De mentir.

Parece un sainete por ramplón este libreto. Pero no lo es. Es mucho más serio que eso. Nos adentramos en el espacio de la tragicomedia. Un ignorante total de la geopolítica ofreciéndose a ser bufón de la Corte del Rey Trump mientras este hace preparativos para violentar la soberanía de Venezuela y, de paso, de toda Nuestra América.

Es una desgracia vivir en un país cuyo gobernante ni sensibilidad tenga para entender la profundidad del grave error que comete al ofrecer a Puerto Rico como base para agredir a Venezuela y proyectándose como aliado en sus fechorías, crímenes contra ese pueblo asediado por las potencias afines a la hegemonía de los Estados Unidos y por los Estados Unidos directamente.

Mientras Puerto Rico se sume en la desesperanza él hace pantomimas buscando ser aceptado. Me parece verlo mientras su socio Trump tiraba rollos de papel toalla en Guaynabo y arrodillarse siempre ante el poder que someternos a perpetuidad pretende. Solo queda un camino para el colonizado que sabe que la anexión es un vil engaño. Seguir insistiendo en la mentira. Convertir a Puerto Rico en un cementerio en que se muere de mentiras. Ahora viene con este cuento de guerras fratricidas como el juego de Ricardo Corazón de Ratón.

Pero alto. Y a cuenta de que se pretende arrogar esa facultad. Aquí en Puerto Rico no ha habido referéndum alguno ni discusión en los medios de Venezuela que no sea totalmente sesgada en pro de la agenda de los Estados Unidos.

Aquí no se ha obtenido el consentimiento del pueblo sobre la participación en golpes de estado contra pueblos hermanos, No queremos guerra en el Caribe. Eso es peor que María. Engendra odios.

¿Pero que puede esperarse sepa el pueblo lo que realmente pasa en Venezuela si es una colonia en que son los colonizadores usamericanos los que conceden las licencias para Radio y Televisión y compañías mediáticas de los EUA las que controlan prácticamente todos los canales de televisión? Estos medios operan con lealtad absoluta a la Seguridad Nacional de los EUA y son el Frente mediático de la manufactura del consentimiento para la agresión.

La falta de información es enorme y la que llega es toda una reiterada justificación para convertir a Venezuela en paria. Venezuela no es paria. Venezuela es Patria. Venezuela resiste.

Ricardo Roselló, convocador de esa indigna Trinidad de artífices de la agresión contra los pueblos que se resisten a someterse. Defiende el derecho de los puertorriqueños a someterse a quien le injuria. Y eso no está mal. Eso sería causa para residenciarlo, destituirlo y separarlo del poder. Pero Obama y el Congreso se nos adelantaron. Roselló sabe más que eso. No le pueden quitar lo que nunca tuvo y lo que nunca insistió en defender. Y él siempre ha defendido el régimen autocrático, colonial, depredador y empobrecedor que nos niega los derechos que nunca hemos logrado alcanzar: el derecho a vivir en paz y en libertad.

Poco importa, en todo caso, la opinión de Roselló sobre el rol que ellos quieran imponerle a Puerto Rico. Eso se decide a otros niveles donde él es visto como lo que es: Un trasunto de líder, un farsante, un tergiversador, un bufón de la Corte de Trump.

No podemos nosotros los verdaderos americanos, orgullosamente mestizos y culturalmente partes de una América nuestra. Nuestra América. Desde Cuba hasta la Patagonia tiene que ser zona libre de golpes de estado y confabulaciones financieras y comerciales de parte del Imperio. Pero ellos insisten en intervenirnos y contar con cipayos dispuestos a plegarse a cambio de prebendas, sobornos, contrataciones, posiciones o en virtud de financiamiento directo a acciones desestabilizadoras.

Es casi risible; si no fuera trágico. Puerto Rico no necesita guerras para desarrollarse. Necesita tener libertad de comercio, acceso directo a los mercados de la región y producción intensa en todas las artes y en ayudar a forjar la capacidad de producir toda una gama e alimentos. Necesita dar riendas sueltas a su creatividad.

¿Y para que nos quieren? ¿Para ponernos a pelear contra nuestros hermanos venezolanos y atentar contra su soberanía? Y de paso involucrar a Colombia. Y así convertir a Nuestra América en escenario de guerra y afianzar su hegemonía.

No podemos apoyar esto. Hay que contener esa guerra. Debemos reactivarnos en defensa de la paz y la soberanía de los pueblos. Unirnos a trabajar por la paz y contra las agresiones contra Cuba, Venezuela y Puerto Rico asediada por una deuda odiosa, impagable y que le corresponde al Soberano solventar.

¿Y Ricardo Roselló se arroga la potestad de ser cómplice de un acto de agresión contra un hermano país?

A cuenta de qué y con qué galones. Conmigo no cuenta. No se puede ser cómplice de una agresión contra quien no pretende agredir Se trata de una infamia agredir a Venezuela so pretexto de ayudarla. Estamos hablando de la comisión de delitos de lesa humanidad contra todo un pueblo y sus instituciones sin justificación.

Eso fue lo que hizo Hitler en Austria y en Polonia. Por ellos fueron sentenciados a muerte los principales instigadores y cómplices de esta política que hoy nos expone a la ignominia de participar en guerras de agresión contra los que insisten en afirmar al Caribe como zona de Paz.

Eso es lo que debemos luchar para evitar. Cero Guerras de Agresión Imperial. El Caribe debe ser Zona de Paz. La paz que emana del respeto el derecho de los pueblos a su dignidad y al ejercicio de su Soberanía para dirigir sus asuntos sin siquiera amenazas de invasión.

https://www.noticel.com/ahora/gobierno/pr-sera-la-sede-de-la-organizacion-democratica-para-venezuela/802119857

Editorial
Leyendas
Kodak del recuerdo
Enlaces
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
Contacto

Realizado por Wilberto Ojeda. @Copyright 2017