De Un Pajaro Las Dos Alas

Cuando la inocencia parió héroes.
Por: Omar Ríos G. / Tesoro, América Central y Caribe.
23 de noviembre de 2018
A pocos días de los sucesos del 27 de noviembre del 1871, cuando la soldadesca española condujo a un grupo de estudiantes de medicina de La Habana a la cárcel por una causa injusta que devino en su fusilamiento, nadie podía adivinar en cuánto aquel asesinato promovería más ansias de justicia en el pueblo cubano, y todos los que supieron de aquel horror que sesgó la vida de 8 jóvenes inocentes, como la historia pudo comprobar después…

Don Pedro Albizu Campos visitó Cuba a finales de 1927 hasta el 1928, y tuvo muchos contactos con los jóvenes universitarios habaneros, quienes le apoyaron en su estancia acá. El líder boricua, por su parte, dio conferencias y hasta escribió panfletos, hojas sueltas, y otros trabajos, difundidos por los estudiantes durante su lucha contra la dictadura de turno.

Para entonces, los universitarios solicitaron al Maestro que hablara en el acto de recordación del deleznable fusilamiento de los estudiantes de medicina. Albizu aceptó la encomienda, y sin leer siquiera, entregó en su discurso una joya literaria y política sobre el hecho, que nunca más olvidaría, incluso ni en la cárcel. En aquellos tiempos de su encarcelamiento, Albizu pedía a su esposa Laura Meneses, que cercana al 27 de noviembre enviara a los universitarios cubanos sus saludos; ella, compañera de lucha también, complacía el pedido inviolablemente cada año.

A los estudiantes de la Generación del Centenario se refirió Albizu Campos el 23 de septiembre de 1950, cuando desde la tribuna de Lares, en Puerto Rico, durante la conmemoración de la primera declaración de independencia boricua en 1868, saludó "a la juventud cubana, especialmente a la juventud de la Universidad de La Habana inspirada en la luz eterna de la libertad en una universidad que a su vez se inspira en el sacrificio de los inocentes "- según sus propias palabras. Nunca olvidó el Maestro aquel crimen, y vislumbró que el futuro era de la juventud que luchaba por las ansias de libertad.

Para este 27 de noviembre, les va el recuerdo de quién desde la cárcel nunca olvidó el cariño recibido por los muchachos del Alma Mater, muchos de los cuales amaron tanto a Puerto Rico como a Cuba, y muchos también fueron los que no dejaron morir a Martí, noble patricio, en el año de su centenario. Fue el Apóstol quién convirtió en proyecto del Partido Revolucionario Cubano la independencia de Cuba y a la de Puerto Rico, haciendo posible que volara al infinito el pájaro con sus dos hermanadas alas.

Editorial
Leyendas
Kodak del recuerdo
Enlaces
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
Contacto

Realizado por Wilberto Ojeda. @Copyright 2017