De Un Pajaro Las Dos Alas

Vigencia del pensamiento de Don Pedro Albizu Campos, y opiniones sobre su esposa, a tenor del ¨Día Internacional de la Mujer¨
Por: Omar Ríos G.
TESORO. América Central y Caribe.
Antes de adentrarme en el recuerdo de las ideas del Maestro Don Pedro Albizu Campos, quisiera exponer que muchos de sus textos escritos eran corregidos por su esposa Laura Meneses del Carpio, como éste que a continuación les presento, respetando la redacción original, de cuando el líder puertorriqueño, aún vicepresidente del Partido Nacionalista de Puerto Rico, realizó una gira por Latinoamérica y el Caribe entre los años 27 al 30. Era ésta una muestra del amor y confianza hacia su compañera.
¨Partido Nacionalista de Puerto Rico.

Área de Puerto Rico: 3640 millas cuadradas.
Población: 1 500 000 almas.

El imperialismo de Estados Unidos.
El caso de Puerto Rico.
La destrucción sistemática de la Nacionalidad Puertorriqueña.

¨Tésis General¨

1- El Nacionalismo puertorriqueño sostiene: que existe hace más de un siglo el imperialismo sistemático de Estados Unidos hasta hace poco, exclusivamente contra las naciones iberoamericanas, y actualmente encaminada a imponer una hegemonía mundial yanki;

2- Que la actual ocupación militar de Puerto Rico es uno de los tantos casos en el avance imperial norteamericano hacia el sur, y, que debe verse esa invasión en su aspecto global de una guerra continua contra nuestras nacionalidades;

3- Que Estados Unidos pretende someter a nuestras nacionalidades a una explotación económica permanente, y que para ese fin recurre lo mismo a medios diplomáticos que a medios bélicos, para imponer servidumbres internacionales a su favor con el consentimiento forzado de sus víctimas;

4- Que nuestras nacionalidades pueden en el momento actual detener esa ofensiva yanki si saben aprovechar la situación creada por el conflicto en pie entre los imperialismos europeos, asiático y yanki;

5- Que no es posible ninguna forma de pan-americanismo porque en América se ha reproducido la lucha tradicional entre los pueblos del norte y los del sur de Europa, con la enorme diferencia, que los ibero-americanos no han sabido conservar la hegemonía que les legó España al nuevo mundo;

6- Que es necesario probar la unidad de nuestras nacionalidades, y hay que reconquistarla. Para ello tenemos que retrotraernos a la época Bolivariana, y hacer revivir la sabia política del Libertador de conservar lo más valioso del imperio colonial español: su unidad como base instituida para restablecer la hegemonía de Ibero-América libre y soberana;

7- Que nuestros pueblos se desmoralizan debido a la ideología defensiva imperante convirtiéndolos en víctimas del invasor, y, que hay que restaurar su tradicional espíritu ofensivo que los conduzca a la hegemonía a que tienen derecho;

8- Que hasta tanto se consiga restaurar para nuestras repúblicas la unidad del imperio colonial, debe intensificarse la organización colonial, política, económica y militar de cada una de ellas, para que cada intervención de los yankis les cueste una pérdida de no menos de treinta mil hombres que encuentre tumba adecuada en la tierra que osaron ultrajar con su presencia. Este es un castigo que la más pequeña de nuestras naciones puede imponer y sería l mejor argumento para que el invasor la respetase. Como necesidad debe implantarse el servicio obligatorio militar en todas las nuevas naciones…¨

Cree este articulista que hay sobradas razones para pensar en la vigencia de estos argumentos, como si se tratara de las actuales circunstancias por las que pasa la América Nuestra. Martí, Albizu y Fidel se adelantaban a muchos años de sus análisis, tal y como Bolívar. No eran meras predicciones, se trataba de hechos analíticos en un mundo donde la codicia y el egoísmo pasaban a planos políticos. Lástima que no siempre las lecciones se aprendieron, por eso la importancia de conocer la historia medularmente, no la que escribe el vencedor.

Regresando a la esposa de Don Pedro, fue Fidel quien en su estadía en México cuando los preparativos del Granma- donde Doña Laura se encontraba apoyando al MR-26-7- ordenó que cualquier documento que fuera a divulgarse por el Movimiento, debía ser revisado con anterioridad por ella… Ambos líderes confirmaban su actitud de respeto a la mujer en su justo trato.

De Doña Laura quedaron opiniones escritas por Juan Marinello, el Che, y una especial que destacó Albizu. Las anexamos al presente trabajo como regalo a las mujeres que celebran su día el 8 de marzo, cuando estas letras aparezcan.

Editorial
Leyendas
Kodak del recuerdo
Enlaces
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
-----------------------
Contacto

Realizado por Wilberto Ojeda. @Copyright 2017